Trucos para operar con ETFs

Por su naturaleza los ETFs se asemejan mucho a los fondos de inversión ya que al igual que estos últimos tienen una cartera compuesta por una serie de títulos. Pero por su operatividad los ETFs tienen mucho en común con las acciones que cotizan en bolsa ya que cuando uno compra y vende ETFs incurre en gastos de corretaje y cánones bursátiles. Estas comisiones pueden ser importantes cuando opera con frecuencia y más aún si los costes de transacción que le cobra su intermediario son elevados.

Teniendo en cuenta estos aspectos operativos hemos elaborado una serie de sugerencias que le permitirán incrementar su rentabilidad a la hora de operar con ETFs.

1. Evite poner órdenes cerca de la apertura y del cierre

En los primeros movimientos el precio de los ETFs pueden ajustarse a la diferencia (prima o descuento) entre el cierre del día anterior y el valor liquidativo (o NAV – Net Asset Value) del ETF. Esto puede resultar en que el precio del ETF se mueva en sentido contrario del valor de los activos subyacentes. Estos gaps pueden persistir para algunos fondos y ser importantes en el caso de ETF que invierten en determinados mercados extranjeros.

Los ajustes de por la mañana también ocurren en las cotizaciones de los valores subyacentes cuando empiezan a cotizar. Cuando se acerca el cierre, los creadores de mercado (o market makers que trabajan para un determinado broker) a menudo empiezan a cerrar posiciones para cubrir sus cuentas (sobre todo en fondos que siguen índices extranjeros). Estos factores aumentan la volatilidad del ETF provocando muchas veces cambios rápidos en los precios y amplios diferenciales entre demanda y oferta. Una buena práctica es evitar la colocación de órdenes durante los primeros y últimos 30 minutos de negociación.

2. Sea prudente durante los días de fuerte volatilidad

Durante los días de elevada volatilidad los movimientos de los valores subyacentes pueden alejar temporalmente el valor liquidativo del diferencial entre oferta  y demanda (la diferencia entre el mayor precio comprador y el menor precio vendedor) provocando con mucha probabilidad una ampliación de ese diferencial.

3. Utilice órdenes limitadas

Cuando hay un amplio diferencial entre demanda y oferta, colocar una orden limitada (que limitan el precio que está dispuesto a pagar) y esperar a que el mercado se desplace hacia su precio puede ser muy útil y recomendable.

Las órdenes a mercado, que se ejecutan al mejor precio disponible en ese momento, están muy bien para los ETFs con diferenciales ajustados y elevada liquidez en relación al tamaño de su orden. El riesgo de utilizar una orden limitada es que su operación no se lleve a cabo y que se pierda el movimiento del ETF.

4. Elija ETF con elevada liquidez

Si es posible, seleccione ETF que tengan unos diferenciales pequeños entre oferta y demanda y que tengan un buen volumen de negociación. Aunque tener un alto volumen de negociación no signifique necesariamente que el ETF tenga una elevada liquidez, sí que implica que una pequeña orden limitada cerca de la cotización actual se efectúe de forma muy rápida. Las órdenes grandes en las que el impacto del precio es más importante suelen contar con la capacidad del creador de mercado para mantener los precios de cerca del valor liquidativo y ejecutar operaciones de grandes bloques.

5. Opere mientras el Mercado subyacente esté abierto

Si usted  invierte en un ETF que tiene valores extranjeros en cartera, como por ejemplo de Estados Unidos o de algún mercado emergente, lo más recomendable es operar sólo cuando el mercado subyacente esté abierto, siempre que sea posible. También es importante tener en cuenta que muchos mercados de materias primas no tienen las mismas horas operativas que el mercado de valores tradicionales. Por ejemplo, el Chicago Board of Trade de los contratos de granos no abre hasta las 10:30 EST y cierran a las 14:15 EST (17:30 – 21:15 CET), lo que significa que no está abierto durante el horario de la bolsa de Madrid.

6. Utilice un stop de pérdidas

Un stop de pérdidas o stop-loss es una orden de venta automática que se activa cuando el precio de un ETF cae por debajo de un nivel predeterminado. El stop-loss más utilizado es el que fija un precio determinado para la venta, lo que limitar las pérdidas para el inversor. Otro tipo de stop-loss es lo que llamamos un trailing stop-loss, que va subiendo el precio del stop-loss a medida que aumenta la cotización del ETF. De esta manera, uno puede dejar correr sus ganancias al mismo tiempo garantizarse parte de esas ganancias.

Un riesgo común con esta estrategia es que los movimientos de la cotización del ETF pueden provocar una venta, y a continuación, esa cotización puede seguir subiendo, volviéndole loco.  Esta es una de las razones por las que el establecimiento de un tope de pérdida es más un arte que una ciencia. Si uno ajusta demasiado el stop loss corre el riesgo de salir de su posición antes de tiempo. Si lo pone un stop loss demasiado laxo uno corre el riesgo de asumir una pérdida mayor. El uso de stop de pérdidas es un asunto polémico. En general, las órdenes de stop-loss se adaptan mejor a las operativas de corto plazo más que a las inversiones de largo plazo.

7. Preste atención a los costes de transacción

Una de las maneras más rápidas de perder dinero es pagando altas comisiones de brokeraje. Calcule cuánto están pagando por cada tramo de la transacción – tanto en la compra como en la venta. Estos costes se vuelven particularmente importantes si usted invierte con frecuencia pequeñas cantidades de dinero. Si ese es el caso, un fondo índice tradicional puede ser una mejor opción siempre que pueda encontrar un fondo de inversión similar al ETF que desea comprar. Los gastos de corretaje varían ampliamente en base a frecuencia de negociación, tamaño de la operación, etc.

8. Tenga cuidado al utilizar ETFs apalancados

Los ETFs apalancados amplifican los movimientos de los precios, por lo que es aún más importante que usted reciba una buena ejecución de su orden. Ya que están diseñados para replicar los movimientos diarios de un índice subyacente o un determinado contrato de futuros, si uno los mantiene durante un periodo largo sufrirá una desviación frente a la referencia subyacente. Si desea mantener esa exposición apalancada, tendrá que reequilibrarla a menudo, lo cual es costoso.


Logo FinancialRed