-Nos hemos acostumbrado a ver cómo el mercado marca nuevos récords constantemente.

Si el Ibex 35 ha escalado hasta niveles no vistos desde 2010, en Wall Street, el S&P 500 está haciendo historia y se acerca a los inéditos 2.000 puntos. La pregunta ahora es cuánto más podrá subir la bolsa sin tener un mínimo susto, una purga a las espectaculares subidas que hemos visto en estos meses.

Y algunos expertos, como Bank of America o la gestora Fidelity, empiezan a advertir que en los próximos meses podría venir una corrección. Un retroceso que no implique que la tendencia del mercado deje de ser alcista, pero que se convierta en una cura de humildad.

Ni siquiera hemos vivido este año el sell in may and go away (vende en mayo y sal corriendo), una máxima que hizo que la bolsa corrigiese en el mes de mayo entre un 1,3 y un 8% en 2010, 2011 y 2012. Y es que Wall Street ha subido más de un 50%… ¡Ininterrumpidamente!

Hace dos años que el mercado americano no vive una purga de, al menos, un 10% a la baja. ¿Es sano? Históricamente, en los mercados alcistas siempre han terminado por llegar las correcciones… aunque algunas se hicieron esperar más que otras.

Click en el grafico para agrandar
Click en el grafico para agrandar

Desde los mínimos de 2009, el S&P 500 avanzó un 80% y pasaron casi doce meses hasta que por fin tuvo un tropiezo del 16%. Tras esa corrección, escaló otro 32% y no sufrió hasta 2011 una purga del 19%. Y ahora, desde el segundo trimestre de 2012, no hemos vivido ni un triste parón.

“Están multiplicándose las señales que apuntan a una corrección en los próximos meses. Probablemente sea un fenómeno temporal, seguido de un lento movimiento alcista”, alertaban esta semana desde Fidelity.

Tal es la calma alcista que se respira en el mercado que el termómetro del miedo (el índice Vix, que mide la estabilidad de los inversores) ha caído a niveles precrisis. Y creer en una continuidad de las subidas en Wall Street y un mayor desplome de la volatilidad es un ejercicio de fe. Nunca antes se había producido una brecha tan enorme entre volatilidad y el paso que marcaba la bolsa. Como acto de fe es pensar que los analistas estén siempre atinados con el crecimiento en beneficios de las compañías americanas.

Expectativas altas

Según FactSet, la historia demuestra que la expectativa que han manejado los expertos por estas fechas para el conjunto del año ha sido muy elevada en los últimos cuatro años. Tanto, que luego el mercado ha presentado de media un crecimiento de casi la mitad a lo esperado. Ahí está el secreto de si nos creemos que Wall Street sigue barato por mucho que esté en máximos históricos, justificándolo en crecimientos de beneficios en los que los analistas han fallado sistemáticamente desde 2010.

El multiplicador de beneficios que se paga hoy por la bolsa americana se sitúa en las 15,6 veces, todavía un 4,5% menos de lo que se pagó de media en los últimos 15 años. Pero, ¿y si los analistas se ven obligados a retocar a la baja sus expectativas?

Quizá por eso algunos inversores ya se están cubriendo las espaldas de cara a una corrección. Según Bloomberg, la apuesta de los bajistas ya alcanza el 11% de las acciones de uno de los principales ETFs que replica al S&P 500, (SPDR) récord desde 2012. Por si fuera poco, otro de los argumentos que esgrimen quienes ven una corrección más pronto que tarde, es que un fuerte retroceso de las pequeñas compañías suele ser un anticipo de que el resto del mercado también lo hará. Así sucedió en 2006, en 2010, en 2011… pero no ahora. La caída que vivió el Russell 2000 entre abril y mayo, del 10%, no se trasladó como otras veces al resto. Eleconomista