Barack Obama ha sido reelegido  como presidente de los EE.UU., ¿y ahora qué?

Pues depende sobre el tema que centremos nuestra atención. Los analistas políticos creen que uno de los temas que estará en lo más alto de su agenda será el conflicto con Irán y su intención de fabricar armas químicas. Existen muchas posibilidades que EE.UU. e Israel decidan realizar un ataque aéreo a las instalaciones nucleares. Martin Indyk, vicepresidente de estudios de política exterior del centro de investigación Brookings Institution, dijo ayer que en 2013 “Irán estará en lo más alto de la agenda. Evitar que Irán consiga armas nucleares es crítico para impulsar el régimen de no proliferación”, agregó.

Otro importante hecho con el que Barack Obama tendrá que lidiar en el futuro cercano es evitar el precipicio fiscal a principios de 2013. Hay desconfianza en que pueda llegar a un acuerdo necesario con los republicanos. Jim O’Neill, presidente de Goldman Sachs Asset Management, afirmó ayer: “Lo imprevisible de la actuación de los republicanos es preocupante. No hay confianza sobre su capacidad para llegar a compromisos”.

Quizás sean estos dos temas los más importantes con los que Barack Obama tendrá que tratar en los próximos meses, pero lo que tendríamos que preguntarnos nosotros es…en este escenario ¿dónde pongo mi dinero?

El prestigioso analista financiero y autor de múltiples best seller Jon D. Markman nos da interesantes consejos de como encarar operativamente los cuatro años del nuevo mandato de Obama.

Markman afirma que Wall Street ama a Obama. A pesar de sus amenazas de más impuestos para ricos, a pesar de los ataques del presidente de la Fed a los ahorradores, a pesar de la amenaza de eliminar el tratamiento especial para los dividendos, los inversores institucionales se han lanzado a los pies de Obama como nunca antes se había hecho en el primer mandato de un presidente.

Y Markman tiene razón. El S&P 500 ha subido un 76% desde su toma de posesión en enero de 2009. El Nasdaq 100 un 128%. Compárese esto con un 13% de caída del S&P y del 45% en el Nasdaq en el primer mandato de su predecesor George W. Bush. O el aumento de sólo el 25% en la primera legislatura del conservador Ronald Reagan, o incluso el 60% de ganancia en la década de 1990 con el primer mandato de Bill Clinton.

El asombroso avance del mercado es uno de los mayores logros de Obama, y sin embargo, en una irónica sensibilidad política, le impide alardear de ellos. La parte buena de todo esto es que no fue por casualidad o suerte del principiante.

Ben Bernanke, presidente de la Fed designado por su administración, ha vertido al sistema enormes cantidades de liquidez, reduciendo los tipos de interés a los niveles más bajos de los últimos 300 años, desviando los ahorros de la tercera edad para revivir el moribundo sector de la construcción residencial, dotando a los fabricantes de medicamentos y aseguradoras con nuevas fuentes de ingresos…

No es de extrañar entonces que Wall Street no soportara la idea de una separación con la administración Obama (ayer mismo George Soros se felicitaba por su reelección, como Mohamed El Erian de PIMCO, y otros grandes gestores).

Ahora que el presidente ha ganado su segundo mandato, podríamos esperar que la mayoría de los sectores que se han beneficiado de su administración, lo sigan haciendo bien.

Estas son algunos de las recomendaciones que realiza Jon D. Mark en el WSJ:

1. Sector cuidados de la salud

La ley de protección del paciente y accesibilidad a la atención sanitaria, iniciativa del Presidente, tendrá el efecto de nuevos subsidios y créditos a empresas y particulares para facilitar el acceso de los estadounidenses al sistema sanitario. Tras su aprobación en 2010 los inversores comenzaron a comprar acciones de farmacéuticas, aseguradoras y hospitales, ya que de repente todos tenían muchos más clientes cortesía del gobierno y de los contribuyentes.

Valores recomendados: Pfizer, UnitedHealth Group, o pequeñas biotecnológicas como Alexion Pharmaceuticals, se verán favorecidos. En general el sector de cuidados de la salud – SPDR Health Care.

2. Sector construcción y bienes raíces.

La administración Obama ha tenido una atención especial al sector de construcción de viviendas, ya que es una de las pocas industrias que no puede subcontratar empleos en el extranjero. La industria también ofrece la mejor renta para trabajadores sin educación universitaria. También tiene un efecto multiplicador en la economía. Nuevas casas necesitan pintura, muebles de madera, cuidado del césped y similares.

Recomendaciones: iShares U.S. Home Construction. Pulte Group (PHM), Louisiana Pacific (LPX), Eagle Materials (EXP), M/I Homes (MHO), Toro (TTC), SCP Pool (POOL), Mohawk (MHK)

Por otro lado, el sector inmobiliario se ha beneficiado enormemente de la política de estos últimos cuatro años, ya que la flexibilización cuantitativa ha implicado directamente la compra de activos que apoyan la actividad de construcción residencial y comercial.

Recomendaciones: iShares Real Estate (IYR), Simon Properties (SPG), Loan Services (HLSS).

3. Comunicación móvil.

La administración Obama no ha promovido una política tecnológica coherente. Pero fuera de un par de intentos de frenar a Google, tampoco ha atacado deliberadamente la industria. Creo que esto seguirá así en el futuro, por lo que recomendaría: Apple (AAPL), Amazon.com (AMZN).

Un subgrupo de la industria que parece listo para seguir mejorando son los dueños de las torres celulares. Hay relativamente pocos. Los mejores nombres son: SBA Communications (SBAC), American Tower (AMT), Crown Castle International (CCI).

4. Servicios financieros. En los últimos cuatro años los consumidores han frenado en gran medida su gasto y el uso irracional de tarjetas. La morosidad ha caído bruscamente y el uso de tarjetas está de nuevo resurgiendo. Podemos esperar que el segundo gobierno Obama refuerce esta tendencia, y que mejore las oportunidades para los líderes de la industria.

Recomendaciones: Capital One Financial (COF), Discover Financial Services (DFS) y Mastercard (MA).

5. Sector Energía. Los productores de energía lo han hecho sorprendentemente bien en los años de Obama, con empresas que han ido por delante de los reguladores. También lo han hecho muy bien las compañías que venden productos químicos en el mercado de la energía, con mejora de márgenes y con normas EPA sorprendentemente moderadas.

Recomendaciones: Cabot Oil & Gas (COG), Plains All-American (PAA), Enterprise Products Partners (EPD), Kinder Morgan Energy (KMP), Linn Energy (LINE).

En el lado químico NewMarket (NEU), WR Grace (GRA), LyondellBasell Industrias LYB).

En general, los ciclos económicos y políticos sugieren que el primer año del segundo mandato de Obama podría ser peligroso, ya que los inversores podrían ajustarse a la situación de desaceleración en el crecimiento mundial. El segundo año es probable que sea beneficioso, por lo que recomendamos esperar al menos a un 15% más de corrección para mediados de 2013, antes de tomar activos de riesgo de forma agresiva.Carlos Montero – La carta de la bolsa