-Tras más de dos años de sequía, varias compañías preparan su salida a bolsa de cara a 2014. Con planes más o menos perfilados y más o menos explícitos, se espera el posible debut bursátil de Aena, Globalia, Ono, Applus+, Línea Directa, y quizá también Correos y Loterías. Pero obstáculos de distinto signo pueden complicar su camino hacia el parqué y aplazar el esperado boom.

La bolsa española no ha tenido ninguna OPV desde mediados de 2011. Entonces empezaron a cotizar Bankia, Banca Cívica y Dia, hoy sabemos que con muy distinta suerte. Algunas pymes, sólo algunas pymes, se han estrenado en el mercado alternativo bursátil (MAB), pero el continuo lleva desde entonces sin incorporar ningún nuevo valor. Tras más de dos años de sequía, el mercado confía en que varias compañías podrían animarse a colocar parte de su capital en bolsa el próximo año.

Son varios los grupos (públicos, también privados, y de muy diferentes sectores económicos) que han anticipado que entre sus planes para el próximo ejercicio está su salida a bolsa. No todas las posibles operaciones están plenamente perfiladas, algunas de momento incluso parecen meras declaraciones de intenciones, pero 2014 puede convertirse, por fin, en el año del regreso de las grandes OPV al mercado español.

El buen comportamiento de la bolsa durante este año, junto a la incipiente recuperación de la economía española y la evidente relajación de la prima de riesgo (ahora parece que quedan muy lejos la crisis de deuda y los fatídicos récords del bono y del diferencial con Alemania), pueden animar a algunas compañías a dar el salto a la bolsa.
“El contexto de apetito por el riesgo en el cual nos encontramos hace que en los próximos meses sea factible ver nuevas compañías cotizando. Una economía relativamente más adelantada que la europea en estos momentos, Estados Unidos, ha visto cómo en este año salían a bolsa el doble de compañías que el año anterior, dicha tendencia sería normal verla en nuestro mercado a partir del año que viene.

Y es que la buena evolución bursátil y esos brotes verdes que algunos ya detectan pueden acabar empujando a los grupos a captar en la bolsa el capital que no encuentra en un contexto en que el crédito sigue parado. El grifo del crédito está aún cerrado y, además, no tiene visos de que vaya abrirse de manera inminente. “Es cierto que la falta de crédito podría haber sido el catalizador para que las compañías sacaran a bola sus negocios, pero la realidad es que los bajos precios y el poco interés de los inversores internacionales por la economía española son argumentos importantes que explican la baja actividad” de los últimos años, apunta Gisela Turazzini, consejera delegada y cofundadora de Blackbird. “La relación del bono español a 10 años es una buena noticia. Y si las bolsas siguen comportándose igual de bien, podríamos observar un incremento de la actividad de OPV el próximo año”, augura. Pero tras dos años de sequía absoluta, que haya una mejora de esa actividad parece relativamente sencillo.

Las operaciones más esperadas

Aparentemente, la de Aena sería la operación más perfilada, pero han empezado a surgir las dudas sobre su privatización. Los planes del Gobierno para el gestor de los aeropuertos pasaban por colocar en bolsa en torno a un 30% del capital y otro 30% cederlo a socios de referencia, y hacerlo entre abril y junio del año próximo. Sin embargo, el Consejo de Ministros sigue sin dar el visto bueno definitivo (previsto para noviembre) y los contactos con algunos inversores se han paralizado, según ha informado Expansión en Orbyt.

Las discusiones en el seno del Gobierno sobre cuánto capital de Aena ceder a manos privadas y sobre el calendario para evitar solapamientos con próximas citas electorales podrían acabar desbaratando la operación si no se despejan a tiempo. Las dudas deberían despejarse en las próximas semanas. Además del gestor aeroportuario, otros grupos públicos suenan como posibles candidatos para dar el salto al parqué. Algunos analistas anticipan que podría recuperarse la OPV de Loterías que preparó el anterior Gobierno y acabó suspendiendo; y también que Correos podría seguir los pasos de sus homólogos de Portugal y Reino Unido hacia la privatización, en principio parcial. Sin embargo, ninguna de estas dos últimas operaciones figura como prioritaria en la agenda gubernamental.

El grupo turístico Globalia, que incluye marcas tan reconocidas por Air Europa, Hacón Viajes o Travelplán, también ha iniciado un proceso que podría conducirle hacia el parqué. El presidente de la compañía, Juan José Hidalgo, que controla un 53,4% del grupo, ha contratado a N+1 para buscar un nuevo socio de referencia y para evaluar una posterior salida a bolsa. Hidalgo busca relevo en el capital de Globalia para Popular (9,9%), Unicaja (7%) y quizá también para sus hijas, su esposa y su hermano (que conjuntamente controlan un 24,4%). Su hijo Javier ya vendió su parte, un 5,14%, al Grupo Matutes. Los planes de Hidalgo son encontrar un nuevo socio, preferiblemente industrial, que compre esas participaciones en venta para posteriormente estudiar una posible OPV (de todo el grupo Globalia o sólo de la aerolínea Air Europa).Aparentemente, pues, una eventual salida a bolsa no sería inminente.

Los otros grupos de las quinielas

Ono es otro de los candidatos, y lo es desde hace tiempo. La operadora de telecomunicaciones colocó ya hace tres años la salida a bolsa como una de las prioridades del grupo, y durante todo 2013 sus directivos han insistido públicamente en que se trata de un objetivo ineludible y, en principio, ahora sí a corto plazo y, según algunas fuentes, quizá en la próxima primavera.

Otra compañía interesada en debutar en bolsa es Applus+. El grupo de certificación y de inspecciones técnicas de vehículos (ITV), controlado por el fondo de capital riesgo Carlyle, estudia su salida a bolsa para mediados del año próximo, aunque la decisión definitiva aún no está adoptada y aún quedaría por determinar si cotizaría en la bolsa de Madrid o en la de Londres.

En las quinielas figuran otras compañías, algunas candidatos permanentes desde hace tiempo y otras de nuevo cuño. Los analistas señalan entre los posibles interesados para iniciar su andadura en los mercados a Línea Directa, el negocio asegurador de Bankinter; también Telefónica Digital, filial del grupo presidido por César Alierta; Talgo podría recuperar los planes de OPV que manejó hace un par de años; e incluso apuntan la posibilidad de que el grupo de servicios de wifi Gowex dé el salto del MAB al índice general. Expansion