-El gurú de la bolsa Marc Faber  identifica en las subidas que están registrando los principales índices estadounidense el mismo patrón que se produjo antes del crash de 1987 y advierte a los inversores de que se preparen para sufrir pérdidas del 20% o más a finales de año.

“En 1987 tuvimos un rally muy fuerte, pero las empresas ya no registraban ganancias tan sustanciales, y la sobrecompra inundó el mercado”, afirma en declaraciones a la CNBC.

Según auguraba en febrero el autor del informe The Gloom, Boom and Doom, tal y como sucedió el citado año, hasta agosto las bolsas registran alzas pronunciadas, para perder todo lo ganado entre octubre y noviembre.

Mismo escenario

Ahora, Faber sigue contemplando el mismo escenario. El S&P 500 ha repuntado en torno a un 20% en lo que va de año, un incremento similar al que registró en el mismo periodo de 1987, cuando las cotizadas en el índice estadounidense acumulaban ascensos del 30%.

Y observa más semejanzas. En los últimos días de agosto de 1987, el recorrido hacia los máximos anuales estaba encabezado por cada vez menos valores. Lo mismo está sucediendo en 2013, asegura. Los tres cisnes negros que amenazan el rally alcista.

“Si te fijas en los últimos dos días (martes y miércoles), es notable. Estamos cerca del máximo histórico del S&P, situado en los 1.709,6 puntos que alcanzó el pasado viernes, y ayer y anteayer había 170 valores marcando sus mínimos del año. Es una cifra muy alta”, asegura, y añade que la única forma en la que se podría mantener esta tendencia es si “las diez o 50 cotizadas” que están verdaderamente fuertes continúan liderando el mercado.

Pero para Faber la sucesión de hechos más probable es la de 1897. Ese año se vivió el “Lunes negro”, un 19 de octubre en el que el S&P 500 cayó el 20,4% y registró la mayor caída diaria en la historia de Wall Street. Este día marcó también el final de un periodo alcista que se había prolongado durante cinco años y las bolsas perdieron todo el terreno que habían ganado en el año.

Faber no es el único gurú de las inversiones que ha lanzado avisos sobre la tendencia de los mercados. Otro conocido pesimista, Nouriel Roubini, aseguraba en mayo que se avecinaba un crash bursátil si los mercados seguían el rally. Eleconomista