– Alemania necesita ingenieros. Me dice un lector que según datos de la Asociación de Ingenieros Alemanes, a 12 de Marzo habían en Alemania 18.850 ingenieros en paro. Alemania necesita ingenieros, OK, pero, ¿qué ingenieros son los que necesita Alemania?.

– Uno de los errores monstruosos que cometen los políticos independientemente de su color es considerar que la ciudadanía está compuesta de imbéciles. Esto lo digo por lo que el pasado Viernes 11 dijo el Sr. Ministro de Economía cuando le preguntaron sobre los cocos: “Esto no cuesta un euro a los contribuyentes españoles. No hay coste. Hay una disponibilidad de recursos que se pagan a un tipo de interés muy superior a los que fija el mercado, el doble de lo que le cuesta al Tesoro colocar deuda a esos plazos, y que se reembolsan al Estado”, unas esas ayudas públicas que, según él, no lo son. (El País 12.05.2012, Pág. 23). Al Sr. Ministro se le podría decir: eso será si los cocos son devueltos a vencimiento con su correspondiente interés (¡¡¡¡10%!!!!), pero, ¿qué pasará si han de convertirse en acciones de un muerto que suspende pagos (¿por qué pondrían el nombre de ‘concurso de acreedores’?).

– Si las entidades financieras del reino han de provisionar todo lo que hasta hora el Gobierno les ha dicho que ha de provisionar (pienso que será más: hay 1,39 B € en créditos dando vueltas por ahí y el ladrillo sólo supone 0,34 B), se plantea una duda metafísica. El objetivo último de todas estas reformas es que se recupere la confianza en el sistema financiero español y que los bancos vuelvan a dar créditos, pero si esos bancos han de provisionar, y provisionar, y provisionar debido a que cada vez hay más dudas sobre la calidad de los prestatarios a los que se les concedieron créditos y más créditos, ¿a quién van a prestar y con qué fondos van a prestar?; y tan importante como eso: ¿cómo van a poder comprar la deuda pública que el Estado debe constantemente vender? (Por cierto, eso del ‘crédito normal’ pienso que habría que matizarlo. Es crédito no-problemático con unos parámetros determinados: una tasa de paro fija, unas perspectivas de negocio determinadas para las empresas, un nivel de recaudación fiscal dado, … pero, ¿qué pasa si esos parámetros empeoran?, ¿y si empeoran mucho?. De ahí la pregunta: ¿qué volumen de esos créditos dejará de ser ‘normal’ y pasará a ser ‘anormal’?).

– El ‘Informe de Primavera’ de la Comisión Europea (peor que el anterior y mejor que el siguiente, ya verán). Para España terrible: sin crecimiento, con más deuda pública e imposibilitada de reducir su déficit. Interesante de a qué echan parte de la culpa: las regiones y la Seguridad Social: ¿ya estarán pensando en eliminar las regiones y en reducir las pensiones?. Y la comparación que ya se está haciendo con la situación japonesa, pues sí: ya firmaba yo con que España tuviese algunas de las cosas que tiene Japón.

– Vuelve la delación a la política fiscal española, digo vuelve porque ya estuvo: en la reforma fiscal de Larraz de … 1940. ¿Se vuelve a una postguerra sin que haya estallado ninguna guerra?.

– Dijo el Sr. Ministro de Economía el pasado Lunes 30 de Abril: “(…) los “desequilibrios” de la economía española, tras sufrir “una burbuja de crédito, una burbuja inmobiliaria y la pérdida de credibilidad”, son “seculares” (http://ow.ly/aBgbO). ¿Es consciente el Sr. Luís de Guindos de lo que sus palabras significan?. Dice el RAE de ‘secular’: “Que dura un siglo, o desde hace siglos”. Es decir, que los desequilibrios de la economía española, desde que se produjeron, durarán un siglo o más. Francamente, para referirnos a los actuales me parece demasiado. (Ahora, para completar el escenario, sólo hace falta que el Sr. Ministro de Hacienda hable de ‘Deuda Perpetua’).

– Bueno, ahora se ha puesto de moda decir que España tiene uno de los tipos generales de IVA más bajos de la UE. Hagan un ejercicio muy sencillo: comparen el tipo de IVA de cada uno de los miembros del euro con su PIB per cápita. Verán lo que les sale. Si quieren subir el IVA que lo suban porque tienen el poder de hacerlo, pero que no cuenten historias. (Cuando hagan esa comparación no se queden demasiado horrorizados por lo que les salga en países como Portugal).

– En España va a haber fusiones de municipios: estaba cantado desde que en Grecia las hubo cuando se planteó el rescate. Pero con fusiones o sin fusiones quienes no tengan seguirán sin tener: si se unen dos entes pobre resulta un ente doblemente empobrecido. Lo realmente curioso es que ahora haya demasiados ayuntamientos en España y que hace seis años nadie dijese nada al respecto (y los que entonces estaban en la oposición, menos que nada). Claro, dirán que entonces se ingresaba a través del ladrillo; ya, entonces algo ilógico y absurdo se convierte en aceptable y conveniente en función de que haya pasta de por medio o no la haya. En fin.

– Esto es lo que me escribía un empleado público en relación a las ‘nuevas’ rebajas de salario que para ‘los funcionarios’ se están barajando y sobre la idea de que se paguen los medicamentos según la renta de las personas: “Si partimos de la base de que los empleados públicos somos privilegiados por tener trabajo podemos decir que lo que ganamos puede considerarse un renta alta, o segura, así que, ¿por qué no consideramos que todo el que tiene trabajo estable pague? A partir de 600 € mensuales, o de 1000, si me apuras.

¿Conseguiremos salir antes de la crisis? Con el resto no nos metamos que a lo mejor se van del país… o, lo que es peor, nos echan a nosotros…” Destila dolor, ¿a qué si?. Es un texto amargo, duro. Conozco a esa persona, y puedo asegurar que se gana cada céntimo que se le paga. Es peligroso lo que está sucediendo. Ya hemos llegado a la fase de buscar privilegiados, pero privilegiados accesibles. Los defraudadores de siete cifras son inexpugnables porque son inaccesibles, desconocidos la mayoría de las veces, pero el empleado público -‘civil servant’, se dice en Inglés- que cumple escrupulosamente con su tarea es culpable porque hoy tiene un empleo asegurado. Muchos suelen hablar de lo que desconocen, y en relación a esto ignoran lo que sucedía en España cuando las plazas del empleo público no eran en propiedad. Repito. Mal vamos si ya se está culpabilizando a la gente por tener un empleo, y mal vamos si esa culpabilización se corea y no se desprecia.

– Brutal: el anuncio de la motocicleta Yamaha YBR 125: “Para toda la vida”. Adiós Modelo Klennex. Adiós.

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.
Lacartadelabolsa