¿Hacia el crash bursatil?

Lo que es notable acerca del desplome del Nikkei de ayer, no es su magnitud (7,3%), sino el hecho de que haya pasado tanto tiempo en llegar. Durante el último año, los mercados financieros han estado en el estado de ánimo optimista.

Los precios de las acciones, bonos y bienes inmobiliarios han subido a pesar de que Europa se encuentra en una prolongada recesión de doble caída, la recuperación en Estados Unidos ha sido mala para los estándares históricos y China está perdiendo impulso.

Pero los inversores han hecho la vista gorda a los malos datos, los mercados reaccionaron negativamente ayer noche a la subida de los rendimientos de los bonos japoneses, una encuesta empresarial débil en China y mensajes mixtos desde Washington sobre el futuro de la flexibilización cuantitativa.

Como bien señala el reputado editor económico de el diario The Guardian, Larry Elliott, la razón de la subida de los mercados, por supuesto, no tiene nada que ver con las condiciones reales de la economía y todo que ver con la disposición de los bancos centrales para imprimir dinero.

“En efecto, los inversores han podido jugar en el casino con fichas generosamente proporcionadas por la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra y – más recientemente – el Banco de Japón. Y, como era de esperar, los inversores han disfrutado de la fiesta.

Después de tales subidas, siempre es inevitable las correcciones. La verdadera pregunta, sin embargo, es si se trata de una pausa para recuperar el aliento o el inicio de algo más grave – un accidente como el visto en la década de 2000 o durante la gran recesión de 2007-09.

Casi con toda seguridad, será lo primero, dice Elliott. Los bancos centrales pueden estar inflando la burbuja financiera más grande que el mundo haya visto jamás, el estallido de la cual desencadenaría una segunda recesión global, pero están convencidos de que saben lo que están haciendo. La liquidez adicional, según ellos, se traducirá en una mayor confianza empresarial y del consumidor a través de un efecto riqueza, y esto hará que la economía mundial camine por una senda de crecimiento más fuerte. Puestos a elegir, prefieren tener el problema de unos precios de activos por las nubes que el problema de la deflación. Si se equivocan y la burbuja estalla antes de que llegue la recuperación, será la madre de todos los pinchazos en las burbujas de crédito.

Los bancos centrales están ahora en una posición muy difícil. Los mercados financieros están tan enganchados al dinero creado a través de la flexibilización cuantitativa que no pueden vivir sin él. Una de las razones de la caída del mercado del miércoles fueron las actas de la Fed, que mostraron que algunos miembros del comité quieren ver una reducción en el ritmo de compras de activos.

Esto iba en contra de las declaraciones del presidente de la Fed, Ben Bernanke, ante el Congreso el miércoles, en el que dejó claro que quería que la QE continuara al ritmo actual. Bernanke va a ganar este argumento. Siguiendo el ejemplo de su predecesor, Alan Greenspan, el actual presidente de la Fed se asegurará de dar liquidez adicional cada vez que los mercados financieros tengan  una caída importante.

Bernanke está bloqueado al ofrecer su versión de “put Greenspan”, con la que Wall Street sabía que la Fed rescataría a los inversores con una relajación de la política monetaria. En el corto plazo, el compromiso de mantener el grifo del dinero hará el trabajo. Las correcciones del mercado serán seguidas por palabras de consuelo y relajación monetaria por parte de los bancos centrales, y esto dará lugar a nuevas compras de activos.

Al final, por supuesto, esto aumenta las posibilidades de un crash. Eso parece probable por cierto. Pero todavía no.” Carlos Montero –  Lacartadelabolsa


Logo FinancialRed