Antes de su comparencia a las 14:30 horas, el organismo podría adoptar una nueva bajada del precio del dinero de un cuarto de punto, que situaría los tipos de interés en el 0,50%, nuevo mínimo. Desde Citibank esperan un nuevo recorte como medida de apoyo a un conjunto de acciones no convencionales.

Al mismo tiempo, podría comunicar también cambios en la facilidad de depósito, que actualmente está en el cero por ciento, a tasas negativas, del -0,25%, con el objetivo de que los bancos cumplan su función de crédito y reactivar en parte la pequeña economía. En la actualidad, hay 342.050 millones de euros depositados al cero por ciento en el BCE.

Medidas no convencionales

Sin embargo, será la comparecencia de Mario Draghi, a las 14:30, la que marque el devenir de los acontecimientos.

Por un lado, el mercado espera que anuncie la compra de bonos a corto plazo, hasta tres años, en el mercado secundario de los países con dificultades de financiación en el mercado como España e Italia por las altas rentabilidades ofrecidas como consecuencias de sus elevadas primas de riesgo. Recordemos, que la de España está por encima de los 500 puntos básicos, cuando su nivel, con respecto a la alemana debería ronda menos de la mitad.

De llevarse a cabo, aliviaría el riesgo país, lo que permitiría abaratar el coste de las siguientes subastas hasta lo que queda de año y, al mismo tiempo, asegurar los vencimientos de deuda, rondan los 30.000 millones de euros en el caso español en octubre. Habrá que saber la cantidad y las formas, aunque ayer saltó el rumor de que podrían ser ilimitada y esterilizada, es decir, que se retiraría del mercado la misma cantidad para no generar inflación.

Para justificar esta acción, que no iría contra el mandato del organismo, Draghi lo justifica asegurando que la compra de títulos “inmaduros”, de vencimientos cortos, entra dentro de las competencias de la institución.

La compra de bonos en el mercado secundario, que destensaría las presiones sobra la deuda española o italiana, resulta pecado capital para algunos, como para el presidente del Bundesbank (banco central alemán), Jens Weidmann, sin ir más lejos, que incluso habría amenazado con dimitir, según algunos medios de comunicación, si este jueves el Consejo de Gobierno del BCE da luz verde a la operación.

Para convencer a los reticentes, Draghi exige a los beneficiarios del posible programa de compra de deuda someterse a una “estricta condicionalidad”, esto es, que los países soliciten previamente la intervención del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y firmen un memorando de entendimiento. La intervención del BCE sería esencial para el Gobierno español que pide una señal que muestre que el euro es irreversible. Esta es la letra pequeña del plan Draghi.

Asimismo, los analistas contemplan otro tipo de medidas no convencionales como una nueva LTRO, subastas de liquidez, antes que finalice el año, lo que daría un balón de oxígeno a la banca.

Por último, se podría aprobar una rebaja de las exigencias de los colaterales, que también otorgaría tiempo a la zona euro.

Dónde está la letra pequeña del Plan Draghi

Pero a diferencia del hace un año, la compra de bonos no será gratuita. En el verano pasado, Draghi compró deuda española e italiana en el mercado secundario, que permitió un descenso de sus primas de riesgo. En esta ocasión, la compra de deuda a corto plazo estará supeditada a que sean los países con problemas, España e Italia, quienes lo soliciten.

Para ello, deberían acudir al Fondo de Rescate (EFSF /ESM) que deberán intervenir antes en el mercado primario. En el caso de España, la solicitud podría llegar en el mismo mes de septiembre.

Además, la compra de bonos a corto plazo estará sometida a una condicionalidad. Es decir, a que los países implicados no solo pongan en marcha o aceleren las reformas, sino que habrá un calendario y visitas de la Troika para comprobar que se están haciendo los deberes.

Para España, en caso de solicitar la ayuda, se deberán cumplir los objetivos de déficit, y aprobar nuevas reformas laborales y de pensiones. Finanzas.com