Un estratega de acciones de Goldman Sachs, el banco que “dirige el mundo”, predice una ola de ventas en septiembre que sucederá tan rápidamente que está aconsejando a todos sus clientes que protejan sus acciones antes del 14 de septiembre.

La razón: la decepción del mercado ante las reuniones clave del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal, las dos en los próximos 10 días.

El Consejo de Gobierno del BCE tendrá lugar este jueves en medio de crecientes expectativas de que su presidente Mario Draghi, expondrá algunas medidas drásticas, tales como las compras de bonos.

La Reserva Federal, por su parte, se reúne el 12 y el 13 de septiembre, en medio de esperanzas de que el banco central decida una tercera ronda de flexibilización cuantitativa (QE3).

“Nuestras conversaciones con los clientes sugieren que los inversores anticipan una acción decisiva del BCE… y un anuncio del FOMC (Fed) de otra ronda de compras de activos (QE3)”, escribió Stuart Kaiser de Goldman en una nota que recoge la CNBC.

Pero Kaiser no cree que la Fed vaya a embarcarse en una tercera ronda de alivio tan pronto, ni el resto de Europa-es decir, Alemania, apoye medidas audaces por parte del BCE para resolver su crisis de deuda.

En pocas palabras: los inversores se sentirán decepcionados y venderán sus acciones.

En una medida inusual para un estratega de acciones, Kaiser ha recomendado a sus clientes comprar put del S&P 500 que expiran el 14 de septiembre con un precio de ejercicio de 1375. El titular de esta put – un contrato para vender un activo a un precio determinado en el futuro – se beneficiaría si el S&P 500 cae por debajo de 1375 antes del 14 de septiembre.

Goldman citó un rally del 10% desde junio, el aumento del rendimiento de los bonos soberanos, y un creciente índice de volatilidad del CBOE, como razones para ser cautos al inicio de septiembre.

El banco de inversión no es el único en Wall Street que es bajista.

Los estrategas de Wall Street recomiendan a sus clientes que pongan solo el 44% de su cartera en acciones, de acuerdo con una reciente encuesta realizada por Bank of America Merrill Lynch.

Este es el porcentaje más bajo desde por lo menos 1985, cuando comenzó la serie estadística, y bastante por debajo de su media histórica de largo plazo del 65%.

Fuentes: Goldman Sachs y CNBC, Carlos Montero – La carta de la bolsa