Ya estamos en el mismo cajón de Grecia, en el cajón de la miseria y de la pobreza, en el cajón del adiós al Estado de Bienestar. Además, nos piden más sacrificios. La OCDE aconseja subida del IVA, de los impuestos a los carburantes, de recortes salarariales y demás lindezas.

España sigue los pasos de Grecia ¡quién lo iba a decir! en lo que respecta a indicaciones de Europa y del Fondo Monetario Internacional. Los ricos nos dan tiempo a cambio de mayores sacrificios. Ya sufrimos, y más que sufriremos, los destrozos gubernamentales en algo tan básico, elemental y necesario como la Salud y la Educación. Dicen que aún no ha llegado lo peor.

La economía española registrará en 2012 una contracción del 1,3% que el año siguiente se agravará hasta el 1,4% como consecuencia de las medidas de consolidación fiscal y la desaceleración del conjunto de la eurozona, lo que elevará la tasa de paro al 25% este ejercicio y hasta el 26,9% en 2013 Así lo reflejan las últimas proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que sólo espera una recuperación más débil que la española entre sus miembros en el caso de Grecia, que continuará en recesión en 2013 y 2014 ¿Estamos o no metidos en el mismo cajón pese a que la economía de Grecia pesa menos en la zona euro que la española?”, me plantea el analista jefe de un banco de inversión.

“A Grecia le han dado más tiempo para pegar una deuda que nunca pagará. A España le sucederá lo mismo ¿Italia y Francia? Todo se andará”, remata

Las nuevas perspectivas publicadas por la OCDE revisan drásticamente a la baja las expectativas de cara a 2013, puesto que en mayo la organización apostó por una caída del PIB español del 0,8%.

De este modo, la OCDE se suma al pesimismo mostrado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que el pasado mes de octubre auguró que la economía española se contraerá un 1,5% en 2012 y un 1,3% en 2013, mientras que las últimas previsiones por parte del Gobierno español contemplan una caída de la actividad económica del 1,5% este año, que será sólo de medio punto el que viene, pasando a crecer un 1,2% en 2014.

 

Por su parte, las expectativas de la OCDE coinciden con las del Gobierno en que España no volverá a crecer hasta 2014, aunque en el caso de la organización con sede en París los pronósticos son mucho menos optimistas, ya que la previsión de crecimiento para entonces es del 0,5%, la tasa más baja de todos los países miembros con excepción de Grecia, que seguirá en recesión en 2014 (-1,3%).

Asimismo, como consecuencia de la “intensificación de la recesión” prevista para el próximo año, la OCDE advierte de que la tasa de paro subirá hasta el 26,9% en 2013, frente al 25% estimado para el cierre del presente ejercicio, nivel récord del que sólo bajaría marginalmente en 2014, cuando se situaría en el 26,8%, de nuevo únicamente por debajo de Grecia (27,2%).
ESPAÑA INCUMPLIRÁ LOS OBJETIVOS DE DÉFICIT.

Por otro lado, esta actualización de las perspectivas de la OCDE señala que, a pesar de los medidas de consolidación adoptadas, España no logrará cumplir los objetivos de déficit marcados para 2012, 2013 y 2014, ya que prevé que en este último año el desequilibrio presupuestario permanecerá todavía en el 5,9%, en vez de por debajo del 3% como establecen las metas de déficit.

En concreto, la organización con sede en París prevé que España cierre este año con un déficit del 8,1%, en comparación con el 9,4% de 2011 y casi dos puntos por encima del objetivo del 6,3% acordado con Bruselas.

Para el próximo año, el déficit se situará en el 6,3%, 1,8 puntos más que el 4,5% previsto, mientras que en 2014 será del 5,9%, lo que representa una desviación de más de tres puntos porcentuales respecto al objetivo del 2,8% marcado para ese ejercicio.

Las nueves previsiones de déficit elaboradas por la OCDE superan además ampliamente las recogidas en la edición de mayo del informe, cuando preveía que se situará en el 5,4% en 2012 y en 3,3% en 2013.

La OCDE destaca que el Gobierno español ha puesto en marcha un “ambicioso” plan de consolidación fiscal que es “apropiado y necesario para recuperar la confianza”. Sin embargo, resalta que, pese a que se logrará reducir el déficit, se superar los objetivos marcados debido al “débil crecimiento económico, incluido en 2012″.

En este sentido, destaca que la consolidación fiscal está previsto que tenga unos efectos mayores de los habituales en el crecimiento en un escenario de contracción de crédito, lo que incide negativamente en la adopción de nuevas medidas para cumplir los objetivos marcados, especialmente si el crecimiento es más débil de lo prevén los planes del Gobierno.

Respecto a la deuda bruta, la OCDE prevé que se dispare debido principalmente al impacto del rescate bancario desde el 76,9% de 2011, al 93,8% en 2012, para cuando el Gobierno espera que sea del 85,3%.

Aún así, el ratio de deuda bruta respecto al PIB seguirá aumentando y superará el 100%, al alcanzar el 100,2% en 2013 y el 105,3% en 2014. Para el próximo año, la previsión del Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy es casi diez puntos inferior a la de la OCDE (90,5%).
SÓLO GRECIA CUENTA CON PEORES PERSPECTIVAS.

Para el conjunto de los 34 países miembros de la OCDE, las nuevas previsiones contemplan un crecimiento del PIB del 1,4% este año y el próximo, mientras que para 2014 se espera una expansión del 2,3%, mientras que el desempleo cerrará 2012 en el 8% y subirá dos décimas el próximo año, para retornar al 8% en 2014.

Entre los países de la OCDE, se espera que la eurozona decrezca este año cuatro décimas y que el próximo ejercicio siga en recesión con una caída del PIB del 0,1%, lastrada por la contracción de la actividad que se estima en Grecia (-4,5%), Eslovenia (-2,1%), Portugal (-1,8%), España (-1,4%) e Italia (-1%), mientras que Alemania crecerá en 2013 un 0,6% y Francia un 0,3%.

No obstante, la organización con sede en París augura una recuperación de la economía de la eurozona en 2014, cuando el PIB crecerá un 1,3%, con una expansión del 2,2% de Finlandia, del 1,9% de Alemania y del 1,3% de Francia, mientras se espera que Portugal crezca un 0,9%, Italia un 0,6% y España un 0,5%, el dato más débil entre todos los países de la OCDE, con excepción de Grecia, que seguirá en recesión (-1,3%).

Al margen de la eurozona, las nuevas perspectivas de la OCDE apuntan a que EEUU crecerá este año un 2,2%, que ralentizará al 2% en 2013, para recuperarse en 2014 con una expansión del 2,8%. En el caso de Reino Unido, las proyecciones auguran una caída de la actividad del 0,1% este año, pero un crecimiento del 0,9% en 2013 y del 1,6% en 2014.

Este debilitamiento de las economías desarrolladas será apreciable también en la evolución del desempleo, que en el conjunto de la eurozona llegará al 11,1% este año y subirá al 11,9% en 2013 y al 12% en 2014, aunque con fuertes divergencias entre los mercados laborales de los distintos países del euro.

De hecho, mientras España liderará el paro de la OCDE este año y el próximo, con tasas de desempleo del 25% y 26,9%, respectivamente, Grecia será el país desarrollado con peores cifras de empleo a partir de 2014, cuando la tasa de paro del país heleno escalará al 27,2%, mientras la española se situará en el 26,8%. Moisés Romero – La carta de la bolsa