Martin van Vliet, economista de ING, teme que España no haya visto todavía lo peor de la crisis, con el nuevo paquete de austeridad del Gobierno de 60.000 millones apunto de golpear su economía.

.
“De cara al futuro, nos tememos que las cosas tenderán a empeorar antes que a mejorar. Aunque podríamos ver alguna mejora en el gasto del consumidor de cara a la subida del IVA de septiembre, esto probablemente será más que compensado por un débil gasto del gobierno y una ralentización de las exportaciones – y el gasto adelantado de los consumidores vendrá a expensas del gasto en el cuarto trimestre.

De hecho, la desaceleración de las exportaciones españolas – los dos principales destinos de exportación son Francia y Alemania – y la magnitud del ajuste fiscal de España – un total combinado de seis puntos porcentuales del PIB en 2012 y 2013 – significa que casi con toda seguridad la recesión se profundizará aún más en la segunda mitad de este año.”

Van Vliet ha añadido que España probablemente solicitará ayuda externa oficial al Banco Central Europeo este otoño.

Un recorte en los costos de sus préstamos podría ayudar a aliviar el dolor, pero “una recesión más prolongada” seguirá siendo un riesgo real. Incluso con la ayuda externa adicional, España no estará fuera de peligro en el corto plazo. Capital bolsa