En Francia, André Glucksmann es uno de los llamados nuevos filósofos, que se apartó de sus principios marxistas a partir de 1968.

En sus numerosos artículos y ensayos, el filósofo de 75-años de edad, ha defendido el derecho a intervenir en conflictos armados para proteger a los civiles, ha defendido a los chechenos y a los georgianos en el Cáucaso, y ha criticado tenazmente a Occidente por su tendencia a cerrar los ojos ante la persistente presencia del mal en el mundo.

Esta semana ha concedido una extensa entrevista al ya famoso mundialmente Der Spiegel que vale la pena que les resuma en esta columna.

SPIEGEL: Sr. Glucksmann, a la luz de las experiencias intelectuales y existenciales que tenía en el siglo 20 como un pensador anti-totalitario, ¿está usted preocupado por el futuro de Europa?

Glucksmann: Nunca he creído que todos los peligros se hubieran eliminado después del fin del fascismo y el comunismo. La historia no llega a un punto muerto. Europa no salió de la historia cuando desapareció el Telón de Acero, aunque en ocasiones ha parecido quererlo. Las democracias tienden a ignorar u olvidar las dimensiones trágicas de la historia. En este sentido, yo diría: Sí, la situación actual es extremadamente inquietante.

SPIEGEL: Desde sus inicios hace 60 años, la comunidad europea ha estado casi siempre tropezando de una crisis a otra. Los contratiempos son parte de su modo normal de funcionamiento.

Glucksmann: Una sensación de crisis caracteriza la era moderna europea. A partir de ella, se puede extraer la conclusión general de que Europa realmente no es un estado o una comunidad en el sentido nacional, que crece de manera orgánica. Asimismo, no se puede comparar con las ciudades estado de Grecia, las cuales, a pesar de sus diferencias y rivalidades, formaron una sola unidad cultural.

SPIEGEL: Los países europeos también están unidos por aspectos culturales compartidos. ¿Existe una cosa como un espíritu europeo?

Glucksmann: las naciones europeas no son iguales, por lo que no se pueden combinar entre sí. Lo que los une no es una comunidad, sino un modelo de sociedad. Hay una civilización europea y una forma occidental de pensar.

SPIEGEL: ¿Cuáles son sus características?

Glucksmann: Dado que los griegos – desde Sócrates a Platón y Aristóteles – la filosofía occidental ha heredado dos principios fundamentales: el hombre no es la medida de todas las cosas, y él no es inmune al fracaso y al mal. Sin embargo, él es responsable de sí mismo y por todo lo que hace o se abstiene de hacer. La aventura de la humanidad es una creación humana ininterrumpida. Dios no es parte de ella.

SPIEGEL: falibilidad y libertad. Pero, ¿son estos aspectos fundamentales de la historia intelectual europea suficientes para crear una unión política permanente?

Glucksmann: Europa nunca fue una entidad nacional, ni siquiera en la Edad Media cristiana. El cristianismo siempre se mantuvo dividido – los romanos, los griegos y más tarde los protestantes. Un Estado federal europeo o confederación europea es una meta lejana que está congelada en la abstracción de la palabra. Creo que perseguirlo es un objetivo equivocado.

SPIEGEL: ¿Está la Unión Europea persiguiendo una utopía, tanto en términos políticos como históricos?

Glucksmann: A los fundadores de la UE les gusta invocar el mito carolingio, y un premio de la UE lleva el nombre de Carlomagno. Pero, después de todo, sus nietos dividieron su imperio. Europa es una unidad en su división o una división en su unidad. Cualquiera que sea la forma en que lo digas es evidente que no es una comunidad en términos de religión, idioma o moralidad.

SPIEGEL: Y sin embargo existe. ¿Qué es lo que provocará su final?

Glucksmann: La crisis de la Unión Europea es un síntoma de su civilización. No se define sobre la base de su identidad, sino, más bien, en su alteridad. Una civilización no se basa necesariamente en un deseo común de lograr lo mejor, sino, más bien, en la exclusión y hacer el tabú del mal. En términos históricos, la Unión Europea es una reacción defensiva ante el horror.

SPIEGEL: ¿Una entidad definida negativamente que surgió de la experiencia de dos guerras mundiales?

Glucksmann: En la Edad Media, los fieles rezaron y cantaron sus letanías: “Señor, protégenos de la peste, el hambre y la guerra.” Esto significa que la comunidad no existe para el bien sino contra el mal.
SPIEGEL: En estos días, muchas personas citan la frase “nunca otra guerra” como la razón de ser de Europa. ¿Esta unión implica que el espectro de la guerra en Europa se ha disipado?

Glucksmann: La guerra de los Balcanes en la ex Yugoslavia y las acciones criminales de los rusos en el Cáucaso no sucedieron hace tanto tiempo. La Unión Europea se han reunido para oponerse a tres males: 1) el recuerdo de Hitler, el Holocausto, el nacionalismo, el racismo y extremo nacionalismo; 2) el comunismo soviético en la Guerra Fría y, 3) por último, el colonialismo, que algunos países de la comunidad europea tuvieron que abandonar dolorosamente. Estos tres males dieron lugar a una comprensión común de la democracia, un tema central de la civilización de Europa.

SPIEGEL: ¿Es un nuevo reto, unificar lo que falta hoy en día?

Glucksmann: No sería difícil si Europa no actuara tan imprudentemente. A principios de 1950, el núcleo de la unión fue la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), la primera alianza económica supranacional en el ámbito de la industria pesada. Como todos saben, la contrapartida sería hoy una unión energética europea. En cambio, Alemania decidió embarcarse en su transición a las energías renovables por su cuenta, haciendo caso omiso de la dimensión europea. Todo el mundo está negociando individualmente con Rusia por el petróleo y el gas, Alemania firmó un acuerdo para construir el gasoducto del Mar Báltico a pesar de la resistencia de Polonia y Ucrania e Italia participa en el gasoducto South Stream a través del Mar Negro.

SPIEGEL: Entonces, cada país persigue sus propios intereses en medio de cambiantes alianzas y acuerdos bilaterales que ignoran el espíritu de la Unión Europea.

Glucksmann: Esto es un ejemplo sombrío de cacofonía porque demuestra que los Estados miembros ya no están dispuestos ni son capaces de formar un frente unido contra las amenazas externas y los desafíos de Europa en el mundo globalizado. Esto toca el nervio del proyecto de civilización europea, en el cual se supone que cada persona es capaz de vivir por sí misma, y, sin embargo, todo el mundo quiere sobrevivir unido. Y esto hace las cosas fáciles para Rusia bajo la presidencia de Putin. A pesar de toda la debilidad de ese gigante de recursos naturales, su capacidad para causar daño sigue siendo considerable y es algo que a su presidente le gusta usar. La imprudencia y la falta de memoria crea las condiciones para nuevas catástrofes, tanto en la economía y como en la política.

SPIEGEL: La UE no ha perdido su atractivo. Nadie quiere salir voluntariamente de la zona euro.

Glucksmann: Sócrates dijo que nadie se equivoca voluntariamente. Yo interpreto esto como sigue: Las cosas malas suceden cuando la voluntad se debilita. No me parece que la búsqueda de soluciones y caminos en la crisis financiera actual sea una tarea sobrehumana. Después de todo, los líderes de la UE siguen encontrando soluciones aquí y allá.

SPIEGEL: Y están encontrando su camino de cumbre en cumbre, y en intervalos cada vez más cortos. Pero, lo que se supone que tenían que ser soluciones no han funcionado.

Glucksmann: Lo que falta es un punto de vista global. El por qué de la Unión Europea, su razón de ser, se ha perdido. Siempre habrá maneras de mejorar las instituciones de la UE y ajustarlas a las necesidades de la situación. Podemos confiar en la ingeniería política y los abogados para hacer esto. El desafío aparece en un nivel diferente, y es claramente una cuestión de supervivencia: si las viejas naciones europeas no se unen y presentan un frente unificado, perecerán.

SPIEGEL: Pero ¿no saben ya eso los líderes europeos?

Glucksmann: Si es así, ¿por qué están actuando con tan poca unidad? La cuestión del tamaño se ha convertido en una necesidad absoluta en la globalización. La señora Merkel, sin duda, siente que el destino de Alemania también se decidirá en el patio trasero de Europa. Es por eso que, después de algunas vacilaciones, eligió la solidaridad, aunque con moderación. Sin embargo, ella también está permitiendo que Alemania, Francia, Italia y España se dividan en la crisis. Si nuestros países puede llegar a ser dividido por la presión de las fuerzas del mercado, perecerán, tanto individual como conjuntamente. Carlos Montero – La carta de la bolsa