La bolsa española terminará 2012 con una caída del cinco por ciento, reflejando el impacto de un año duro para la economía de un país que ha sucumbido a una profunda recesión, mostró un sondeo de Reuters.

La mediana del sondeo mostró que el Ibex-35 de los principales valores españoles cerrará 2012 en 8.150 puntos. Eso supondría una bajada del 5 por ciento este año, pero estaría por encima de los 7.250 puntos que los analistas vaticinaban en junio.

El índice, que cerró en 7.854,40 puntos ayer, ha caído con fuerza este año en un reflejo de las dificultades por las que pasa el país para reducir su déficit público, sanear su sistema bancario y vigilar las cuentas de las comunidades autónomas.

Pero los analistas tienen una perspectiva más positiva para el próximo año, con una mediana de 8.700 puntos para el Ibex para finales de junio de 2013. Sin embargo, esta previsión dependen de que España sea capaz de resolver algunos de sus problemas fiscales.

“Necesitamos ver que España pida un paquete de rescate y que los costes de financiación bajen más. Las previsiones para el año que viene también dependen de que se hagan avances fiscales significativos”, dijo Estefanía Ponte, analista de Cortal Consors.

España sopesa una solicitud de ayuda internacional que daría vía libre al Banco Central Europeo para que compre deuda española y ponga bajo control sus desbocados costes de financiación.

Ponte dijo que su firma era más positiva sobre los bancos españoles debido al rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros dirigido a recapitalizar las entidades dañadas por su exposición al ladrillo, pero esta mejora concernía sólo a los grandes bancos españoles.

El sondeo, llevado a cabo esta semana entre ocho expertos, mostró una gran divergencia de opiniones, con una horquilla sobre el Ibex-35 hasta junio que iba desde los 7.400 puntos en los casos más pesimistas hasta los 9.000 de los más optimistas. Capitalbolsa