-Pasan los días y EEUU sigue sin estar cerca de un acuerdo para elevar el techo de deuda y acabar con el cierre del Gobierno. Ante la situación, los inversores se preguntan cada vez más qué pasaría si los problemas actuales acaban provocando un default en la deuda de EEUU.

El banco alemán Deutsche Bank reconoce que, aunque este escenario no es ni mucho menos el más probable, es un tema por el que sus clientes preguntan cada vez más, según recoge Business Insider.

En su último informe, Bilal Hafeez, director global de estrategia de divisas, analiza las consecuencias que tendría este default técnico de EEUU provocado por no elevar el techo de deuda. Así, se pregunta ¿qué aspecto tendría un impago técnico?

Hafeez reconoce que de producirse tendría tales consecuencias que obliga a todos los participantes en el mercado a pensar en lo impensable. Además, apunta a que las consecuencias se irán notando a medida que nos acerquemos a este escenario y cree que el mundo se dividirá en dos partes.

Subida del euro y problemas para el dólar

Por un lado, habrá una huida hacia monedas más seguras, como el yen, el franco suizo, el euro y la libra, en ese orden de preferencias, apunta. De hecho, cree que el dólar podría caer hasta los 90 yenes y el euro subir hasta los 1,4 dólares.

Por otro lado, supondría un abandono de los inversores tanto de las materias primas como de las divisas de mercados emergentes. En este sentido, las más líquidas, como el rand sudafricano o la lira turca, serían las más afectadas por los ‘daños colaterales’ del default de EEUU. El peso mexicano también sufriría por su proximidad.

Además, por supuesto, este impago sería enormemente dañino para el estatus de moneda de reserva que tiene actualmente tiene. Los inversores podrían pensar que lo que ha pasado una vez podría volver a repetirse.

Problemas en los bonos e intervención de la Fed

El mercado de bonos, asimismo, quedaría muy tocado. Los treasuries estadounidenses se desplomarían, especialmente respecto al resto de países del G10. Hasta donde llegara ese desplome sería crítico para valorar las consecuencias en las condiciones monetarias mundiales.

Todo ello llevaría a otra posible consecuencia del impago: nuevas intervenciones masivas de la Reserva Federal y posiblemente de otros grande bancos centrales. Además, se podría producir un efecto irónico: cuanto menos dañino fuera el hipotético default, más posibilidades de repetirse tendría, lo que a su vez elevaría la perspectiva de más eventos dañinos en el futuro.

El estratega de Deustche Bank cree que lo más probable es que dentro de un mes se vea que los movimientos del mercado se rijan por “buenos motivos”, como la propia resolución de la crisis presupuestaria en EEUU. Eleconomista