Según Sir John Templenton: “los mercados alcistas nacen del pesimismo, crecen con el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren de euforia. La época de máximo pesimismo es el mejor momento para comprar y la época de máximo optimismo es el mejor momento para vender“.

La globalización de los mercados, la injerencia cada vez mayor de la política en éstos, la manipulación de los mismos por parte de los operadores de alta frecuencia, y el bombardeo de las noticias por parte de los medios de comunicación han acortado considerablemente los ciclos bursátiles. Es conveniente intentar determinar los suelos, ya que la estrategia más rentable en la época actual es comprar después de una prolongada caída tanto en tiempo, como en precio, en los  días de alta volatilidad y pánico vendedor. El rebote del mercado es tan virulento que a los que están fuera ya no les da tiempo de comprar y el mercado se lateraliza durante muchos meses, o incluso años, hasta el siguiente movimiento.

Para algunos el  mercado es una lotería, pues el valor de una empresa no puede variar tanto de un día a otro y lo que sucede es que la psicología , la mente  y los políticos influyen cada vez más en los mercados, atemorizando a los débiles y a los que no tienen una correcta asignación de activos.

Si poseyéramos la información del presidente del BCE, Mario Draghi, o de los grandes políticos y banqueros, sabríamos cuándo el mercado puede detener su caída. Pero como no es así, debemos de intentar averiguar algún indicio para poseerla.

Buscando alguna información que me aclarara el tema he encontrado un artículo de Paul  F. Desmond de Lowry´s con su oscilador  el Lowry Intensity, que ofrece alguna luz y que sirve para reflexionar cuando los agoreros nos señalan el fin del mundo. Merece la pena comentarlo y completar con alguna idea propia y que se basa en  un estudio de la amplitud del mercado. El indicador de momento de Zweigy también ha dado buenos resultados para identificar posibles suelos.

Es importante determinar los suelos, sobre todo el inicio de un mercado alcista, pues es en las primeras fases de éste es cuando se obtienen las revalorizaciones más importantes y  los seguidores de las tendencias que usan las medias móviles se pierden gran parte de la recuperación y en mercados laterales sufren.

A)  Los  suelos en los mercados son precedidos por importantes caídas, donde los inversores débiles mentalmente, mediosos, que no conocen las cuentas de las empresas donde invierten, se salen del mercado a cualquier precio. El volumen se incrementa, un número elevado de nuevos mínimos y una caída generalizada de precios anuncian el fin del mundo a tenor de los medios de comunicación.

B)  Desmon mide este episodio en términos de intensidad, separando el volumen de las transacciones y los movimientos de los precios, entre las acciones que suben y las que bajan. Los días de pánico, el volumen de las acciones que bajan es más del 90% del total negociado y los puntos perdidos por dichas acciones son el 90% del total del movimiento de precios.

C)  Los días de pánico no suelen ser únicos, si no que ocurren con cierta frecuencia en un mercado fuertemente bajista. Los precios empiezan a descontar cualquier cosa más allá de lo racional. Aquí, yo también me fijaría en los indicadores de sentimiento (call/puts, distancia con la media móvil o con las bandas de bollinger, alcistas/bajistas en relación a otros suelos de mercado).

D)  La señal de que algo se está cociendo, ya que no estamos en los Consejos de Ministros ni en el BCE, es la vuelta de un día donde sucede lo contrario, pánico alcista  ya que los banqueros y la información privilegiada empieza a conocer las medidas que se van a tomar para restaurar la liquidez (las crisis acaban cuando se inunda el mercado de ésta), y los riesgos se socializan a fin de que las empresas normalicen su actividad.

E)  Algunas puntualizaciones:

1. Se tienen que dar los dos fenómenos para que tengamos un cambio de tendencia: pánico vendedor y comprador.

2. El ambiente de pánico toma su tiempo para manifestarse y pasa por diversos estados: desde la preocupación, miedo, a venta a cualquier precio. Por consiguiente, un día que cumpla los parámetros arriba señalados después de un un mercado alcista puede señalar frecuentemente una corrección y no el inicio de un mercado bajista.

3. Los mercados con dos o más días bajistas a menudo generan más días de pánico. Sea prudente y si compra adopte posturas defensivas o no se lo juegue todo al mismo nivel de precios.

4 Los rallys subsiguientes con incremento de volumen y precios suelen durar una o dos semanas. Los traders ágiles toman ventaja de ellos pero los inversores a largo plazo, lo ven como oportunidad de venta.

5 .Los rallys comienzan cinco días después o menos en los que el mercado ha hecho un mínimo.

6. Cuidado con los rallys que cumplen solo una de las dos condiciones (volumen o precio).

El trabajo de  Desmond es importante, pero echo en falta algún estudio sobre correlacion entre mercados (bonos, oro, divisas). La importancia de algunas figuras chartistas de vuelta, como la confirmación de un doble suelo con un importante lapso de tiempo que retestee los mínimos y no los perfore (o un h-c-h invertido), la rotura de una línea de tendencia que nos una los máximos o mínimos, o la utilización de un macd semanal.

Aunque también podemos invertir cuando Luzón o Botín lo comunican a la CNMV, ya que su experiencia les hace detectar suelos en el sector bancario y techos al alza. Enrique Roca – Cotizalia