El mercado quería un rescate del sector financiero español y tras obtenerlo las tensiones sobre la deuda español no solo no se han calmado sino que se han intensificado. Entonces, ¿cómo acabará la crisis de la eurozona finalmente? El reputado analista de Strategics Economics, Matthew Lynn, cree que pasará por tres fases que denomina: 1º “Spanic”, 2º “Quitaly” y 3º “Fixit”.

Strategics Economics adelantó los tres términos en una nota ayer miércoles que ganó relevancia tras ser difundida por la CNBC. En ella se traza el camino futuro de la crisis, y no es muy esperanzador.

Un nuevo pánico en España (Spanic) podría ser seguido por crecientes demandas de Italia que amenazaría con dejar la eurozona si no obtiene una ayuda en los mismos términos que su vecino del Mediterráneo (Quitaly), seguido por una salida de Finlandia (Fixit) de la moneda única que podría provocar finalmente un climax en la crisis, dijo.

Lynn predice que será un camino difícil, con los inversores saliendo del euro hacia dólares estadounidenses, francos suizos, y oro a medida que la crisis evolucione.

“Acabamos de ver un paquete de rescate para los bancos españoles en problemas. Pero, ¿quién dice que 100.000 millones de euros serán suficientes? España es un país que está cayendo en una profunda recesión, y donde el gobierno está recortando el gasto rápidamente – algo que sólo va a profundizar la recesión”, señaló.

Con una profunda recesión en España, el desempleo en aumento, y las empresas entrando en mora es probable, según Lynn, que la situación empeore aún más antes de que se resuelva la crisis.

“No se ha hecho nada para asegurar una recuperación en España. Si el rescate se cae a pedazos, y España necesita otro paquete de ayuda, entonces habrá una corrida masiva en el sistema financiero”.

¿Qué vendrá después del “Spanic”?

Lynn cree que la presión crecerá inmediatamente en Italia, que va a querer las mismas condiciones que los españoles.

“El dinero español no llegará con condiciones muy onerosas – al menos no más onerosas que los recortes presupuestarios que el gobierno ya se están imponiendo”, dijo Lynn.

Italia tiene que captar alrededor del 22% del dinero del rescate español, y el coste actual se encuentra en el 6% cuando se está hablando de un 3% de interés que se cobrará a España. Seguro que Italia no se quedará con los brazos cruzados. “Dentro de Italia, la presión crecerá inevitablemente para conseguir que se le preste dinero en los mismos términos que España – y si no lo hace va a amenazar con abandonar la moneda única, con todo el caos que podría conllevar.”

Lynn cree que las cosas finalmente llegarán a un punto crítico cuando un país decida que ya es suficiente, y ese país podría ser Finlandia.

No hay que preocuparse particularmente por el impacto en la Unión Europea, en la forma en que Alemania quiera. Si un país grande deja la eurozona, el juego se habría acabado, pero nadie puede estar seguro de eso si abandona la eurozona un Estado pequeño como Finlandia.

Finlandia tiene una fuerte agrupación política anti-euro. Los Verdaderos Finlandeses obtuvieron unos buenos resultados en las últimas elecciones, y podría mejorar bastante su posición en las encuestas.

Finlandia ya está exigiendo garantías del rescate de España y Lynn cree que podría ser el detonante que finalmente ponga fin a la eurozona.

“Una salida de Finlandia será el detonante de la moneda única, o bien para provocará una zona euro más pequeña con un menor número de países y un endurecimiento de las reglas”, dijo. De cualquier manera, provocará una resolución definitiva que no será nada agradable. Carlos montero, lacartadelabolsa